Sigamos remando

¿CUAL ES EL PRIMER RECUERDO DE TU INFANCIA?

Es cierto que tenemos recuerdos desde antes de nacer. Sonidos, voces, música, nos llegaban a través del líquido amniótico en el vientre de nuestra madre. Y aunque no pudiéramos comprenderlos, han marcado nuestra memoria para siempre.

Es cierto que fuimos acumulando recuerdos desde el día de nuestro nacimiento. Pero hay un momento en el que podemos reconstruir rostros, olores, paisajes, voces...

En mi caso me viene a la memoria el llanto de mi hermanito, sentado en la pelela, en nuestra vieja casa de la calle Bartolomé Mitre, mientras yo espiaba por la puerta del negocio de mi papá. Afuera pasaba la Caballería Montada... Por la edad de Víctor, mi hermano, tres años menor, supongo que sería un "planteo" militar contra Arturo Illia, o los momentos previos al golpe de 1966. Vivíamos a mitad de camino entre Congreso y Plaza Once, pleno centro de Buenos Aires.

 

Otro recuerdo de la misma época... sábado a la tarde, mi papá me compra un chupetín Topolín y me lleva con el triciclo a andar en Plaza Once. Hay foto y debo tener unos tres años.

 

Ahora me gustaría saber cuál es el primer recuerdo de tu niñez... Colores, olores, personas, imágenes, sensaciones...

 

Comentarios

vaya megusto tu historia espero que escribas un libro

vaya megusto tu historia espero que escribas un libro

no recuerdo cosas de mi pasado, ni la niñez ni la adolescencia. pero puedo cerrar los ojos y recordar qeu era una niña callada y una amiguita, la camioneta de papa, es lo unico.

buenas noches lo que pasa ami no megusta amigovios esto estas mal porque migovios significa juega esto es malo porque ellos no tienen fen sin amor nunca odio cosas mal todo el mundo igual es muy dificil muy dura mas y sufrir mas ojos con cuidados

Recuerdos!... Los recuerdos son los verdaderos tesoros de la vida, y por supuesto que los bellos recuerdos son los que nos alegran el corazón y nos hacen sonreir desde el alma, cada día. Por lo tanto es bueno recordar, y más aún cuando uno está lejos de lo que ama de verdad. Con mi corta edad, es muy difícil de olvidar todavía, los recuerdos de mi niñez y de mi adolescencia son muy próximos a hoy, sobre todo porque sigo siendo adolescente. Pero cada mañana cuando amanezco y me asomo por la ventana, me remoto algunos años hacia atrás en el tiempo y cerrando los ojos trato, a través de mis sentidos, de estar aunque sea algunos instantes en mi pueblo: de recordar. Busco en mi memoria mis mañanas en Deseado; esos matices increíbles que sólo Deseado nos puede regalar, el color del amanecer y el reflejo de un sol tenue sobre la ría, el aroma del mar, de la tierra, el sonido de las aves que también habían amanecido, y ¿cómo olvidar el tecito que papá con tanto amor preparaba cada mañana antes de ir al colegio?. Si bien, puedo viajar a menudo, hoy, estoy lejos de mi pueblo, y son los más simples recuerdos los que cada día me hacen sentir tan cerca del lugar que me vio nacer, crecer y será testigo de mi eterna madurez. -Gracias Mario por realizar estos espacios que nos mantienen unidos y contacto siempre. Saludos a todos- Constanza Patek Cittanti. Buenos Aires. 5 de mayo de 2007-

Recuerdos!... Los recuerdos son los verdaderos tesoros de la vida, y por supuesto que los bellos recuerdos son los que nos alegran el corazón y nos hacen sonreir desde el alma, cada día. Por lo tanto es bueno recordar, y más aún cuando uno está lejos de lo que ama de verdad. Con mi corta edad, es muy difícil de olvidar todavía, los recuerdos de mi niñez y de mi adolescencia son muy próximos a hoy, sobre todo porque sigo siendo adolescente. Pero cada mañana cuando amanezco y me asomo por la ventana, me remoto algunos años hacia atrás en el tiempo y cerrando los ojos trato, a través de mis sentidos, de estar aunque sea algunos instantes en mi pueblo: de recordar. Busco en mi memoria mis mañanas en Deseado; esos matices increíbles que sólo Deseado nos puede regalar, el color del amanecer y el reflejo de un sol tenue sobre la ría, el aroma del mar, de la tierra, el sonido de las aves que también habían amanecido, y ¿cómo olvidar el tecito que papá con tanto amor preparaba cada mañana antes de ir al colegio?. Si bien, puedo viajar a menudo, hoy, estoy lejos de mi pueblo, y son los más simples recuerdos los que cada día me hacen sentir tan cerca del lugar que me vio nacer, crecer y será testigo de mi eterna madurez. -Gracias Mario por realizar estos espacios que nos mantienen unidos y contacto siempre. Saludos a todos- Constanza Patek Cittanti. Buenos Aires. 5 de mayo de 2007-

Recuerdos!... Los recuerdos son los verdaderos tesoros de la vida, y por supuesto que los bellos recuerdos son los que nos alegran el corazón y nos hacen sonreir desde el alma, cada día. Por lo tanto es bueno recordar, y más aún cuando uno está lejos de lo que ama de verdad. Con mi corta edad, es muy difícil de olvidar todavía, los recuerdos de mi niñez y de mi adolescencia son muy próximos a hoy, sobre todo porque sigo siendo adolescente. Pero cada mañana cuando amanezco y me asomo por la ventana, me remoto algunos años hacia atrás en el tiempo y cerrando los ojos trato, a través de mis sentidos, de estar aunque sea algunos instantes en mi pueblo: de recordar. Busco en mi memoria mis mañanas en Deseado; esos matices increíbles que sólo Deseado nos puede regalar, el color del amanecer y el reflejo de un sol tenue sobre la ría, el aroma del mar, de la tierra, el sonido de las aves que también habían amanecido, y ¿cómo olvidar el tecito que papá con tanto amor preparaba cada mañana antes de ir al colegio?. Si bien, puedo viajar a menudo, hoy, estoy lejos de mi pueblo, y son los más simples recuerdos los que cada día me hacen sentir tan cerca del lugar que me vio nacer, crecer y será testigo de mi eterna madurez. -Gracias Mario por realizar estos espacios que nos mantienen unidos y contacto siempre. Saludos a todos-

Recuerdos!... Los recuerdos son los verdaderos tesoros de la vida, y por supuesto que los bellos recuerdos son los que nos alegran el corazón y nos hacen sonreir desde el alma, cada día. Por lo tanto es bueno recordar, y más aún cuando uno está lejos de lo que ama de verdad. Con mi corta edad, es muy difícil de olvidar todavía, los recuerdos de mi niñez y de mi adolescencia son muy próximos a hoy, sobre todo porque sigo siendo adolescente. Pero cada mañana cuando amanezco y me asomo por la ventana, me remoto algunos años hacia atrás en el tiempo y cerrando los ojos trato, a través de mis sentidos, de estar aunque sea algunos instantes en mi pueblo: de recordar. Busco en mi memoria mis mañanas en Deseado; esos matices increíbles que sólo Deseado nos puede regalar, el color del amanecer y el reflejo de un sol tenue sobre la ría, el aroma del mar, de la tierra, el sonido de las aves que también habían amanecido, y ¿cómo olvidar el tecito que papá con tanto amor preparaba cada mañana antes de ir al colegio?. Si bien, puedo viajar a menudo, hoy, estoy lejos de mi pueblo, y son los más simples recuerdos los que cada día me hacen sentir tan cerca del lugar que me vio nacer, crecer y será testigo de mi eterna madurez. -Gracias Mario por realizar estos espacios que nos mantienen unidos y contacto siempre. Saludos a todos-

Muy buena la iniciativa!! No es de mis primeros recuerdos pero es uno de los más vívidos. Tiene que ver con olores! Mi infancia en Deseado ha sido una de las etapas más maravillosas de mi vida. Comparto innumerable cantidad de recuerdos con Graciela Urbano, una de mis mejores amigas. Lo somos desde hace más de cuarenta años y somos felices de saber que siempre estamos cerca una de la otra. Recuerdo muy especialmente que cuando éramos chicas, nos sentábamos en el auto de su papá, Pedro, guardado en el garage, a charlar de nuestras cosas, y como allí (en el garage) Pedro guardaba golosinas que distribuía en los negocios del pueblo había un maravilloso, delicioso e imborrable olor a chiclets Bazooka de menta y de tutti-frutti. Aún hoy aspiro profundamente y me parece estar sintiendo aquel olor, que me conecta absolutamente con mi infancia. (Gracias, Mario, por darme la oportunidad de contarlo!! ) Muchos cariños a todo Deseado.

Añadir un Comentario: